NOTÍCIES          NOSALTRES        CONTACTE



Pavelló espanyol 


 Tardor 2019 | Situació: Biennal de Venècia (Italia)





De entre todos los momentos importantes de la historia, es posible que el más relevante para el porvenir de la humanidad fuera el momento en que el Homo Neandertal y el Homo Sapiens se encontraban compitiendo por ser la especie hegemónica. En un tiempo en que las capacidades físicas eran mucho más determinantes que en nuestros días, el Homo Neandertal ganaba en fuerza y resistencia. Pero el Homo Sapiens tenía escondida un arma difícilmente igualable: la capacidad de generar comunidades complejas de individuos.

Con el paso de los años hemos ido consolidando esta característica esencial del Homo Sapiens. Vivimos en un mundo más global e interculturalmente conectado que nunca: un mundo donde tener la familia en la otra punta del mundo no es un problema gracias a las aplicaciones de mensajería instantánea, o en el que trabajar desde casa se está convirtiendo en una tendencia cada día más demandada. La Bienal de Venecia es nuestra oportunidad para dar un paso atrás, un marco idóneo para entender las dinámicas crecientes del mundo actual y regresar, paradójicamente, a nuestros orígenes.

La cocina, el punto de encuentro de todas las comunidades. El lugar donde se han reunido todas las civilizaciones desde el descubrimiento del fuego, para tomar tanto pequeñas decisiones como aquellas que han cambiado el curso de la historia moderna. Un escenario creador de múltiples ambientes: desde la alegría propia de las cenas familiares en Navidad hasta la solemnidad de las cenas de gala internacionales. 

Partimos de ese elemento central en que se han convertido las cocinas en nuestros hogares, cada día más diversos, y que están experimentando un nuevo auge de colectividad; la apuesta por compartir espacios es vanguardia, y tiene como fin favorecer las relaciones humanas. Nos disponemos a convertir la cocina en la pieza central, el único movimiento de nuestra obra: el lugar de intercambio definitivo, un punto de descanso y de encuentro para compartir lo experimentado, un espacio de reunión que da forma a un micro hub social. Los individuos necesitamos socializar en comunidad: ¡vamos a ser el HUB de la Biennale!

Formalmente, nuestra intervención pretende eliminar las fronteras físicas del espacio, sin necesidad de derribar ningún elemento. Convocando a la gente ya en el exterior y introduciendo orgánicamente los visitantes hacia el interior mediante una gran encimera continua que transciende las paredes, inundando cada una de las salas del pabellón. Invitándoles a coger los utensilios que encontrarán en el recinto para convertirse ellos mismos, posteriormente, en los protagonistas del tiempo en el pabellón español, mediante un acto cotidiano como es cocinar. Y ofreciéndoles el espacio para el encuentro y el asentamiento de lo visto a lo largo de la bienal, el punto neurálgico que demuestre al mundo, una vez más, que la arquitectura es la mejor herramienta para vivir generosamente juntos.












SideReal  2020  ©